A menudo las costumbres alimentarias, la higiene y el estilo de vida adquirido durante la niñez se consolidan y perduran durante la vida adulta. La formación de esos hábitos saludables para niños y niñas se basa en la construcción de  unas rutinas, un proceso interactivo en el que es importante tener en cuenta diversos aspectos.

Cómo crear rutinas sanas en los más pequeños

Para crear hábitos saludables para niños tenemos que reflexionar sobre estos tres aspectos  y no perderlos de vista:

  • Qué “acciones” se deben hacer para la formación de esos hábitos. Es importante motivar a los niños y explicarles por qué es bueno que adquieran esos hábitos, haciendo énfasis en los beneficios que brindan a su bienestar y los efectos negativos de no realizarlos.
  • El papel de los adultos como mediadores. Los adultos deben aprender a escuchar las preguntas y sugerencias de los más pequeños facilitándoles toda la información y respondiendo de manera positiva sirviendo, en la mayoría de ocasiones, ellos mismos como ejemplo.
  • El ambiente que rodea a estas prácticas saludables. Las condiciones y/o vínculos que se establecen entre los niños y su entorno es clave para estimular el aprendizaje de unos hábitos saludables. Nunca deben verse como una obligación sino como una forma de sentirse mejor en su día a día.

Hábitos saludables para niños: qué tienes que tener en cuenta

Los hábitos saludables para niños afectan a todas las parcelas de su vida: desde la alimentación a la higiene, pasando por las horas de descanso o su relación con el entorno que les rodea.

Descubre un breve decálogo de 10 hábitos saludables para niños fundamentales para su educación y desarrollo personal:

  • Cuidado de su salud y su seguridad. Esto pasa por que los más pequeños comprendan que hay cosas que son buenas para ellos y otras que pueden hacerles daño. No hay que ser alarmista aunque conviene tenerlo presente.
  • Higiene dental. La higiene bucal es uno de los hábitos saludables para niños que hay que inculcar desde los primeros años de vida. Enseñarle cómo y cuándo cepillar los dientes, qué es la seda dental o cuál es el trabajo del dentista en cada revisión ayudará a que el niño entienda por qué es importante mantener su higiene dental todos los días.
  • Lavado de manos. Una práctica simple que reduce considerablemente los riesgos de contraer enfermedades. Muy importante que lo hagan antes de comer, cuando vengan de jugar de la calle o del parque, y cuando manipulen ciertos materiales.
  • Alimentación saludable. La alimentación juega un papel muy importante en todas las etapas de la vida a nivel nutricional y es el motor para la adquisición de unos horarios, unas rutinas y unas pautas determinadas. Por eso de todos los hábitos saludables para niños posiblemente éste es al que mayor atención debemos dedicar.

Has de entender como comida saludable aquella que es variada y equilibrada en componentes y cantidades para cada edad. Debes ser cuidadoso con lo que comes tú y explicar a los niños las propiedades de cada alimento. También es importante marcar unos horarios y una cantidad de comidas al día (5) para que se convierta en una rutina saludable.

Intenta que las comidas sean momentos distendidos y relajados para estar con la familia, evita las prisas y promueve el consumo de alimentos como frutas y verduras. Sobre qué comer, evita también los fritos, las bebidas gaseosas y los dulces; relegándolos a situaciones concretas como celebraciones familiares, cumpleaños, etc.

  • Dormir temprano. Esto permite a los niños tener suficiente energía para abordar una jornada en el colegio con actividades extraescolares y juegos. Acostarse tarde debe ser algo excepcional vinculado a momentos de ocio concretos como pueden ser las vacaciones.
  • Hacer ejercicio y evitar el sedentarismo. El auge de la tecnología ha hecho que muchos niños se queden pegados a las pantallas de tablets, ordenadores y videojuegos. Sin embargo uno de los hábitos saludables para niños más importantes es hacer ejercicio, preferiblemente al aire libre. Realizarlo con otros niños o en familia lo convertirá en una rutina positiva a largo plazo.
  • Cuidar y ordenar la habitación. No comer en la habitación, mantener su ropa limpia u ordenar los juguetes, son pequeños gestos que harán que tu hijo aprenda desde pequeño a tener ciertas responsabilidades en casa que, con el tiempo, se irán ampliando.
  • Responsabilizarse de sus artículos de uso personal. Cepillos de dientes, peines, sombreros o ropa interior son de su uso exclusivo y tu hijo debe aprenderlo. Saber cuándo debe cambiarlos o lavarlos (al principio bajo tu supervisión) le convertirá en personas más responsable.
  • Reciclaje y respeto. Si educas a tu hijo en valores como el respeto al medio ambiente, posiblemente acabará extendiendo este hábito a otras facetas de su vida. Gestos como enseñarle a reciclar o el lugar indicado para tirar la basura le concienciarán sobre la importancia de mantener limpio su entorno.
  • Comunicación y ambiente saludable. Escuchar sus dudas, preguntas y sugerencias, y adaptar las explicaciones hará que los niños se muestren más confiados y se expresen con mayor libertad. Por otra parte, convertir momentos como el de la comida, el lavado de dientes u ordenar la habitación el algo estimulante ayudará a crear unos hábitos saludables para niños potencialmente duraderos más allá de la infancia.

Ahora ya conoces 10 hábitos saludables para niños. Aplícalos en tu día a día y fomenta el correcto desarrollo de los más pequeños en todas sus facetas.

<a href=”https://metodosalud.typeform.com/to/wNS1ij” target=”_blank” rel=”noopener noreferrer”><img class=”alignnone wp-image-595 size-full” src=”http://www.metodosalud.com/wp-content/uploads/2017/04/rutinas-para-quedarte-embarazada.jpg” alt=”Tips para quedarte embarazada” width=”792″ height=”120″ /></a>

Posts recientes

Deja un comentario